Saltar al contenido

10 visitas imprescindibles en Viena

Palacio de Belvedere, uno de los más bellos de Viena

Fue el epicentro de un gran imperio durante siglos y hoy todavía conserva esa atmósfera señorial y majestuosa que hace de la capital de Austria una ciudad única en el mundo. Si buscas un destino elegante para una escapada, no dudes en emprender un viaje a Viena y disfrutar de una experiencia sublime.
Palacios, museos, grandes plazas y avenidas, parques inmensos, arte y cultura a raudales y toda la vida de una gran ciudad, vibrante y cosmopolita. Todo a la orilla del evocador Danubio. Hay mucho que ver sin duda. Este es nuestro top ten, las 10 visitas imprescindibles en Viena:

El Top 10 de Viena

  1. La Ópera. Tal vez la más famosa del mundo. No se concibe un viaje a Viena sin visitarla, por su historia, tradición y por estar ubicada en un emblemático edificio renacentista en plena Ringstrasse.
  2. Palacio de Schönbrunn. La gloria del imperio en los siglos XVII y XIX se refleja e neste fantástico palacio que compite en grandiosidad con el propio Versalles. Además de recorrer los salones donde vivió la emperatriz Sissí, valel la pena pasear por suus inmensos jardine sy visitar el zoo, uno de los mejores de Europa.
  3. Casa de Mozart. Aunque nació en Salzburgo, fue aquí donde el genial compositor compuso sus mejore sobras y vivió gran pare de su vida. Imprescindible para los amantes de la historia y la música:. La dirección: Domgasse 7.
  4. Palacios Hofburg y Belvedere. Dos sublimes ejemplos de palacio barroco. La elegancia llevada a su máxima expresión.
  5. Ringstrasse. El «anillo» que rodea el casco antiguo de la ciudad. Una amplia y bella avenida adornada por edificios como el de la Ópera o el Ayuntamiento. Siempre lleno de vida, por aquí circulan los característicos tranvías vieneses.
  6. El Prater y la Noria. En la Donauinsel, una isla sobre el río, se extiende el Prater un gran parque donde se levanta el estadio que lleva el mismo nombre, la Torre del Danubio y el parque de atracciones del Prater y su mítica noria.
  7. Crucero por el Danubio. Un romántico paseo a ritmo de vals.
  8. Hotel Sacher. Todo un símbolo de Viena, sobre todo porque aquí se elabora la deliciosa Tarta Sacher de chocolate y mermelada de albaricoque. Una maravilla para los sentidos.
  9. Escuela Española de Equitación, dedicada a la equitación basándose en la doma clásica, manteniendo intacta su técnica desde hace más de 400 años
  10. El barrio de Grinzing. Los famosos viñedos y los heurigen donde disfrutar del vino vienés. Y sin salir de la ciudad.