Saltar al contenido

100 años del tren del Jungfrau en Suiza

El espectacular tren del Jungfrau en Suiza cumple 100 años
Este mes de agosto el Tren del Jungfrau en Suiza cumple cien años de vida. Se trata de la línea férrea más alta de Europa, que llega a alcanzar los 3.400 metros de altitud en su punto más elevado, en la ladera del Jungfrau (en alemán, «la doncella»), una de las moles alpinas que rodean la ciudad de Berna.

Un paseo en tren a bordo del Jungfraubahn es una de las rutas más fascinantes y recomendables de cualquier viaje por el centro de Europa. Los vagones son más modernos y cómodos que los que echaron a rodar hace un siglo, pero el paisaje es igualmente espectacular y hermoso. 
Hay algo que hace del Jungfraubahn diferente del resto de los trenes panorámicos de Suiza. La ruta hace paradas en encantadores aldeas de montaña, atravesando verdes prados y bordeando lagos y glaciares. También penetra en las entrañas de las montañas de los Alpes, en especial el túnel del Eiger, de más de 7 km. de longitud. 
Los pasajeros pueden disfrutar de estos increíbles paisajes gracias a las paredes y techos acristalados de los vagones, diseñados para que todo el mundo pueda admirar la majestuosidad de lugares como el Eismeer, el «mar de hielo» que se extiende entre las cumbres más elevadas de la región: el Jungfrau, el Monch y el Eiger.
Sentiremos en nuestros oídos taponados la llegada a la última estación del recorrido, el observatorio Sphynx, donde nos recibe un cartel donde se lee un descriptivo mensaje: Top of Europe. Aquí llegan cada año decenas de miles de turistas y todos sin excepción se quedan extasiados con la belleza y grandiosidad del paisaje alpino.