Saltar al contenido

¿A qué países se puede viajar con el Euro?

Viajar por Europa con el Euro
Los viajeros de cierta edad recordarán lo engorroso que resultaba viajar por Europa y tener que cambiar moneda cada vez que se cruzaba la frontera. Todo eso cambió con la llegada del Euro y la desaparición de los controles fronterizos dentro de la UE.
Pero como sabes, no todos los países miembros de la Unión Europea pertenecen a la Eurozona. Por eso son muchos los viajeros que se preguntan: ¿a qué países puedo viajar con el Euro? Sigue leyendo y te lo explicamos.

Mapa de la Eurozona

Países de la Eurozona

Este es el listado de los países donde el Euro es moneda oficial y, por tanto, en los que podemos pagar con las monedas y billetes que llevamos normalmente en nuestros bolsillos, sin tasas de cambio de moneda ni otras trabas:
  • Alemania
  • Austria
  • Bélgica 
  • Chipre
  • Eslovaquia
  • Eslovenia
  • España 
  • Estonia
  • Finlandia 
  • Francia
  • Grecia (¡de momento!)
  • Holanda
  • Irlanda
  • Italia
  • Luxemburgo
  • Malta
  • Portugal

Pagar con Euros fuera de Europa

Aunque sea una obviedad, hay que recordar que el Euro es también la moneda oficial en los territorios fuera de Europa que están bajo la soberanía de algún estado miembro de la UE y perteneciente a la Eurozona, como por ejemplo las colonias francesas de ultramar como Martinica, Guadalupe, Reunión, etc.
De igual manera, al ser considerada una moneda internacional a la altura del dólar, en ningún lugar del mundo nos pondrán mala cara si queremos pagar con euros, aunque seguramente el cambio que nos apliquen el la oficina de turno o el hotel no será nada favorable.

Otros lugares donde se puede pagar en Euros

Ni siquiera son miembros de la Unión Europea, pero la mayoría muchos microestados europeos como Andorra, San Marino o el Vaticano han adoptado el Euro como moneda de pago, aunque no tienen permiso para acuñar moneda.
La Zona Euro, si no se produce ningún cataclismo económico, no dejará de crecer en los próximos años, cuando países como Hungría, Polonia o la República Checa adopten como está previsto la moneda única europea. Respecto a los británicos, sospecho que conservarán su libra esterlina todavía por muchos años.