Saltar al contenido

Cómo comportarse en un balneario

Spas y balnearios, lugares de relax

Mucha gente trata de escapar de la rutina y el estrés pasando un fin de semana en algún hotel balneario, disfrutando de la buena vida del spa, la buena comida y el encanto de establecimientos rodeados habtualmente de un entorno natural bonito.
Salud y relax son lo que ofrecen estos establecimientos a los viajeros, y en España tenemos la suerte de contar con muchos balnearios, naturales o artificiales, en la costa o en el interior, paraísos termales donde cultivar cuerpo y mente, que podemos disfrutar gracias a las ofertas 2×1 en balnearios y descuentos especiales, sobre todo en los meses de otoño e invierno.
Ahí están para disfrutarlos, pero ¿sabemos cómo hay que comportarse en un balneario? He aquí algunas normas de etiqueta básicas: 

Normas de comportamiento en un spa o balneario

  • Lucir el albornoz con dignidad. No hay que tener vergüenza en atravesar el hall del hotel rumbo al spa enfundados en el albornoz y con las zapatillas. Una imagen muy habitual en los hoteles-balneario, siempre que uno guarde la compostura.
  • No mirar a los demás. En un lugar donde todo el mundo luce el cuerpo que tiene en bañador  o bikini, es de mal gusto comportarse como un mirón. No es muy agradable sentirse observado por los demás mientras tratamos de disfrutar de las aguas relajantes.
  • Respetar las normas de higiene escrupulosamente, aunque solo sea por respeto a los demás.
  • Informar al personal del balneario acerca de cualquier problema médico (alergia, piel delicada, etc.) que podamos padecer para que nos desaconsejen tratamientos que puedan causarnos algún problema y les ayuden a atendernos si éstos surgen.
  • No pasarse con la sauna o el baño turco. Sí, hay que aguantar un poco pero no someterse a una tortura innecesaria. Hay que salir de ella antes de empezar a sentirse realmente mal, evitando movimientos bruscos.
  • Guardar silencio y respetar a los demás. En un lugar donde la gente acude a relajarse, no es de buen gusto hacer demasiado jaleo ni acaparar los chorros del spa.