Saltar al contenido

Cómo llegar a Lisboa: coche, tren y avión

Lisboa, uno de los destinos más accesibles para los viajeros españoles 
Cuando hablamos de viajar a capitales europeas muchas veces cometemos el imperdonable error de mirar más allá de los Pirineos, olvidándonos de Lisboa, una ciudad fascinante y llena de encantos que, además, los españoles tenemos muy cerca de casa.
¿Cómo llegar a Lisboa? Nada más fácil. En coche, en tren o en avión las posibilidades son numerosas. Nosotros te detallamos las opciones que existen para viajar de la manera más sencilla y económica a la capital de Portugal. Tú decides cuál es la mejor: 
Puente Vasco da Gama, el más espectacular acceso a Lisboa

Llegar a Lisboa en coche.

Es el método más utilizado por los viajeros españoles, lo cual es lógico porque nuestro país comparte con el país vecino nada menos que 1.300 kilómetros de frontera, la llamada «raya». Varias autovías que parten de distintas ciudades españolas confluyen en la capital lusa. Según desde donde vengamos, la entrada a la ciudad, cruzando el Tajo por el Puente Vasco da Gama, es sencillamente espectacular.
Una única pega: este año el gobierno portugués ha instaurado peajes en casi todas las autopistas del país y ha elevado el precio de los que ya existían como medida para sanear las cuentas del estado. Esto, junto con el aumento del precio del combustible, hace que ya no sea tan barato como antes viajar a Lisboa en coche.
También hay que destacar que circular y encontrar aparcamiento en Lisboa puede ser realmente exasperante para muchos viajeros poco acostumbrados al estrés de las grandes ciudades. 
Fachada de la Estación lisboeta de Rossio

Llegar a Lisboa en tren.

Es la opción menos usada. Las razones: es más lento que el avión e incluso el coche. Sin embargo, hay quien sigue prefiriendo el encanto de los viajes en tren y el atractivo extra de poder contemplar la belleza rural de las regiones de Extremadura y Alentejo.
Cada día sale un tren nocturno desde Madrid que nos deja en la estación de Rossio, en el corazón de la capital portuguesa, en algo más de 10 horas. El precio medio del billete es de 60 €. Una oferta de tren + hotel puede resultar muy conveniente para muchos viajeros con presupuesto ajustado.

Llegar a Lisboa en avión.

Sin duda, la forma más rápida y, gracias a las compañías low cost, tal vez la más barata, siempre que encontremos una buena oferta. 
Hay vuelos a Lisboa desde muchos aeropuertos españoles (La Coruña, Asturias, Barcelona, Bilbao, Gran Canaria, Ibiza, Madrid, Málaga, Menorca, Palma de Mallorca, Sevilla y Valencia) operados por diferentes aerolíneas y con gran variedad de frecuencias y tarifas.

Más información: