Saltar al contenido

Cómo vestir en la cena de gala de un crucero

Cuando contratamos un crucero, además de todos los datos y especificaciones del buque, información sobre la escalas y otras cosas, se nos aconseja acudir adecuadamente vestidos a la cena de gala que tendrá lugar una de las noches de las que dura nuestro fabuloso viaje por mar.
¿Qué significa esto? ¿Cómo debemos vestirnos para la cena de gala de un crucero? Es un tema que genera no pocas dudas. Al fin y al cabo, todo el mundo tiene un concepto diferente de la elegancia y nadie quiere hacer el ridículo acudiendo a la cena demasiado informales o demasiado arreglados. ¿Cómo resolver entonces esta cuestión?

El glamour de la Cena de Gala 

La noche de gala en un crucero, o cena del capitán, es una ceremonia que quiere rendir homenaje y emular en cierto modo recordar las fabulosas cenas de primera clase en la época dorada de los primeros trasatlánticos. 

Todo el mundo recuerda las imágenes de la película Titanic y otras. En aquellos tiempos era obligatorio vestir con smoking en el caso de los hombres y vestido largo las mujeres. Hoy las cosas son diferentes y las normas no tan estrictas. Bastará con un sencillo traje de chaqueta con corbata para ellos y un vestido largo o corto (de los que llaman «de cocktail») para ellas. Sin embargo, hay que saber que existen cierto tipo de cruceros exclusivos que siguen las viejas normas de etiqueta, aunque no es lo frecuente.
Pero a pesar de todo esto hay que tener claro que si no cumplimos con ciertas normas nos pueden llegar a prohibir el acceso al comedor. La tripulación, siempre amable, hará la vista gorda si nos presentamos a cenar con un polo o una camisa y unos pantalones vaqueros, pero no tolerará por ejemplo hombres sin camisetas, chicas en bikini, chancletas y bermudas. 
Para las mujeres la cena de gala de los cruceros es una excelente ocasión de volver a ponerse aquellos vestidos que compraron para un día especial y que no han tenido ocasión de volver a lucir.  Si en cambio no estás dispuesto a cambiar tu forma de vestir, siempre puedes optar por no asistir a la cena pero… ¿Quién se la va a querer perder?