Saltar al contenido

¿Dónde se come la mejor pizza del mundo? En Nápoles, claro

Un viaje a Nápoles en busca de la mejor pizza del mundo

Es un manjar que a todos nos gusta, pero si lo que quieres es comer la mejor pizza del mundo tu destino de viaje tiene que ser lógicamente Italia. Y dentro del país, Nápoles, la cuna de la pizza. Los italianos lo saben y los napolitanos presumen con orgullo de su creación culinaria que tanto éxito ha conseguido.

Algunas pizzerías de Nápoles siguen elaborando este plato sencillo pero delicioso siguiendo fielmente la receta original, convirtiéndose en los restaurantes que todos los turistas deben visitar durante sus vacaciones para saborear la reina de las pizzas, la Margheritta (o margarita), en opinión de muchos la genuina y mejor pizza de Italia, que por supuesto tiene tras de sí una curiosa leyenda.

Nápoles, la ciudad más importante del sur de Italia y cuna de la pizza

La leyenda del origen de la pizza

Nos toca viajar en el tiempo hasta la elegante Nápoles de finales del siglo XIX, que había sido una de las grandes capitales europeas de la época y un centro artístico y cultural de primer orden. 
Allí, en los barrios humildes, el plato cotidiano era esta especie de tarta de pan condimentada con queso y tomate. Se dice que fue en el año 1889, durante unas vacaciones en Capodimonte, cuando la reina Margarita de Saboya sintió curiosidad por conocer el sabor de este plato tan popular, así que encargó una de esas primitivas pizzas a uno de los cocineros más famosos de la ciudad.
El pizzero se esmeró, y para conmemorar el aniversario de la unificación de Italia elaboró una pizza que rendía homenaje a los colores de la bandera italiana: blanca mozarella, rojo tomate y verde albahaca. Así nació la Pizza Margarita, que tomó el nombre de la reina.

Los propietarios de la pizzería Brandi aseguran que la Pizza Margherita nació aquí

Las mejores pizzerías de Nápoles

En el barrio español y en general toda la parte vieja de Nápoles es posible encontrar pizzerías tradicionales y acogedoras que siguen elaborando la pizza del mismo modo que hace un siglo: con ingredientes frescos, al fuego de un horno de leña y respetando escrupulosamente la receta original.
En cualquiera de ellas tenemos asegurado no solo comer bien, sino también disfrutar de un ambiente genuino y acogedor. La Pizzería Brandi asegura ser el local donde se cocinó la primera pizza margarita. Da Michele, Port´Alba Antica o Ciro a Medina son otras de las pizzerías emblemáticas de la ciudad, aunque hay muchas más, todas absolutamente recomendables. Para encontrarlas, solo hay que callejear y dejar que nuestro olfato nos guíe.

Sentados a la mesa, con la verdadera pizza frente a nosotros (pues los napolitanos desprecian las imitaciones que se ofrecen en el resto del país) simplemente nos queda disfrutar del momento. Buon appetito!

.