Saltar al contenido

Los mercadillos navideños de Alemania

Mercadillo de Navidad en Frankfurt
Si eres de los que piensas que la Navidad es la época más bonita del año, no puedes perderte la experiencia de debes viajar a los países de Europa Central en la época de Adviento y disfrutar de la magia de los mercadillos navideños. Nieve, luces, coros callejeros, abetos naturales y una atmósfera especial. Nada que ver con los mercadillos que tenemos en nuestras ciudades.
Por eso, un viaje a Alemania en diciembre es una excelente idea. Haz la maleta, ponte los guantes y el gorro de lana y lánzate a vivir la magia y el encanto de la verdadera Navidad. 

Glühwein, el tradicional vino caliente de Adviento en Alemania

La magia de la Navidad en Alemania

Los mercadillos navideños, que se instalan en las zonas céntricas de las principales ciudades alemanas, nos ofrecen la posibilidad de hacer nuestras compras pero sobre todo sumergirse en el delicioso espíritu tradicional de estas fiestas tal y como se vive en Europa Central. 
No solo eso, allí podremos degustar las especialidades culinarias alemanas, entrar en calor tomando una taza de vino caliente (Glühwein) o un ponche navideño. 
¿Cuál es el mejor destino dentro de Alemania para un viaje a los mercadillos de Navidad? Podríamos decir que todos, pero si se trata de elegir, nosotros te recomendamos los siguientes: 
  • Colonia. Allí destaca su famoso mercado que se extiende en la gran explanada frente al Dom,aunque hay otros que también gozan de gran fama como el de Neumarkt o el mercado flotante sobre el Rin.
  • Düsseldorf y su mercado a lo largo del hermoso boulevard  de Kö. 
  • Baden-Baden. Allí el mercado se instala en el gran parque frente al Kurhaus.
  • Frankfurt, otro clásico de los mercadillos de Adviento. 
  • Berlin y sus numerosos y variados mercadillos: Gendarmenmarkt, Postdamer Platz, Unter den Linden… Y por supuesto la gran pista de hielo que se instala a los pies de la Puerta de Brandenburgo. 
  • Dresde, un precioso escenario navideño frente a la Frauenkirche y su célebre «Bosque de las Hadas».
  • Munich, con sus espectaculares mercadillos que inundan todo el centro de la ciudad.
  • Freiburg y Stuttgart, con todo el sabor de las tradiciones de la Selva Negra.
  • Pero sobre todo Nuremberg, que los alemanes consideran la capital navideña del país, la patria de los dulces lebkuchen y un verdadero sueño navideño de luces y música.

Y si viajas fuera de las grandes ciudades, te sorprenderá la belleza y el encanto de los mercados más pequeños de los pueblos, sobre todo si tienes la suerte de encontrarlos bajo un manto de nieve. Entonces la experiencia resultará redonda e inolvidable.