Saltar al contenido

Ofertas de viajes a Tierra Santa

Jerusalén, ciudad sagrada para cristianos, judíos y musulmanes

Cada año que pasa son más los que se animan a viajar a Israel, tanto por simple interés turístico como por motivos religiosos, en busca de los escenarios de los grandes sucesos que aparecen en la Biblia. Por eso hay muchas ofertas de viajes a Tierra Santa para descubrir un país fascinante y, a pesar de todo lo que cuentan, muy seguro y acogedor.
Una autentica aventura por la historia y el espíritu, pero también la visita a un país moderno, próspero y muy bien preparado para recibir turistas. Estos son los principales destinos de un circuito por Tierra Santa:

Muro de las Lamentaciones

Israel y Palestina: una tierra sagrada y llena de historia

Los viajes a Tierra Santa suelen tener como punto de partida la capital, Tel Aviv, cuyo aeropuerto es la principal entrada al país. Aunque los recorridos varían, hay una serie de paradas imprescindibles para sumergirse en la esencia de una tierra donde el peso de la historia y la espiritualidad nos esperan en cada rincón:
  • Cesarea y la fortaleza de los Cruzados
  • Haifa: el monasterio carmelita de Stella Maris y el Monte Carmelo, el mejor balcón para disfrutar de una panorámica única de los Jardines Persas y la bahía de Haifa.
  • San Juan de Acre, fortaleza medieval y baluarte cristiano hasta la conquista de Saladino.
  • Nazaret, donde se encuentra la Basílica de la Anunciación, la fuente de la Virgen y (aseguran los guías turísticos) la carpintería de San José.
  • Canaan y Cafernaum, a orillas del lago Tiberíades.
  • La fortaleza natural de Masada donde los judíos plantaron cara a los  romanos.
  • El Mar Muerto y sus balnearios.
  • Jerusalén, ciudad sagrada para cristianos, judíos y musulmanes, además de «centro del universo» según diversas creencias. Una ciudad mágica en la que podemos visitar Getsemaní y el Monte de los Olivos, el Muro de las Lamentaciones, el Templo y la iglesia del Santo Sepulcro.
  • Y por supuesto Belén y la Capilla de la Natividad.
Viajar a Tierra Santa, seamos creyentes o no, es una aventura increíble por tierras sagradas, misteriosas y fascinantes. Una experiencia que nunca olvidaremos.