Saltar al contenido

Petra y Wadi Rum, los tesoros de Jordania

Jordania sigue siendo, aún hoy, un país maravilloso y mal conocido que reserva muchas y agradables sorpresas al viajero. La magia del desierto, la fascinación del medio oriente y, sobre todo, la histórica ciudad de Petra, esculpida literalmente en la roca, son algunos de los motivos por los que merece la pena lanzarse a la aventura de realizar un circuito por Jordania.

Como Indiana Jones  

¿Quién no recuerda la mítica escena de Indiana Jones y la última cruzada (1989), la tercera entrega de la saga, donde el intrépido arqueólogo recorre el Siq, el estrecho y largo desfiladero de 1,2 kilómetros de largo, que conduce hasta el famoso Tesoro o Khazneh? Pues bien, emular a Harrison Ford está al alcance de cualquier viajero que se atreva a viajar hasta este increíble lugar.
Muy cerca de allí se encuentra también Siq al-Bared, localidad conocida también como “la Pequeña Petra”. Un lugar mágico, ubicado en un estrecho desfiladero cuyo paisaje está formado por casas, templos y otros edificios de fachadas espectaculares labradas en la piedra rojiza. Una ciudad misteriosa que reclama ser explorada con detenimiento, lejos de las grandes multitudes que atestan la vecina Petra.
Y para dormir a las puertas de la antigua capital del reino de los nabateos, lo mejor es elegir un hotel de la zona que no se halle muy alejado de Jerash, una vieja ciudad romana conservada de forma magistral y que tampoco nos podemos perder.

Toda la región está envuelta por una extraña magia y adornada por la belleza abrumadora del Desierto de Wadi Rum, al que Lawrence de Arabia en el libro Los siete pilares de la sabiduría describió como “vasto, resonando como un dios”, cuyos dominios se extienden hasta alcanzar las orillas del Mar Muerto.
La aventura, la historia y el embrujo del desierto te esperan en este circuito por Jordania. No olvides usar el código promocional TRAVEL para conseguir tu descuento adicional.