Saltar al contenido

¿Qué hacer si cancelan tu vuelo?


Vuelo cancelado. No podemos evitar pensar que un día nos va a suceder a nosotros, sobre todo si viajamos en temporada alta o fechas muy concretas como Semana Santa, Navidad, etc. cuando al intenso tráfico aéreo se suman las huelgas, los overbookings y otras incidencias parecidas. 
Después de tanto tiempo preparando tu viaje, te encuentras de repente con un obstáculo insalvable. ¿Qué hacer si cancelan tu vuelo? Conoce tus derechos y tus opciones para buscar una buena solución:

Reclamaciones, derechos e indemnizaciones

En cualquier caso necesitaremos tener nuestra reserva confirmada en el vuelo, es decir, el billete de avión, impreso o con confirmación electrónica, ambas son válidas. También debemos demostrar que nos hemos presentado en el mostrador de a facturar dentro del horario indicado por la compañía aérea o, al menos, con un mínimo de antelación de cuarenta y cinco minutos.
Se trata de cuestiones importantes ya que si cumplimos estos requisitos tendremos el derecho al reembolso del precio del billete dentro de un plazo de 7 días, o bien a que la compañía nos facilite una alternativa de transporte hasta nuestro destino (tren, autobús, etc.)
En el caso de que la aerolínea no consiga un vuelo para nosotros en dentro de un plazo de 24 horas, estará obligada a ofrecernos alojamiento y transporte entre el hotel y el aeropuerto para que no nos veamos perjudicados económicamente. Pero aparte de eso tendrá que pagar una indemnización por la cancelación del vuelo según los baremos de la UE: 
  • 250€ para vuelos de menos de 1.500 kilómetros 
  • 400€ para vuelos de más de 1.500 kilómetros

No se pagarán compensaciones si la cancelación se produce por causas no achacables a la responsabilidad de la aerolínea: huelgas, condiciones climatológicas extremadamente adversas o riesgos de seguridad.
Por si acaso, no está de más contratar un seguro adicional de viaje o comprar tus billetes en una agencia de viajes seria y fiable, que sabrá aconsejarnos lo mejor para evitar desagradables sorpresas.