Saltar al contenido

¿Qué hacer si pierdo la maleta?

El porcentaje de equipaje que se extravía en los aeropuertos de todo el mundo es realmente mínimo, los expertos lo cifran en un 0,01%. Pero cuando nos toca a nosotros es un verdadero problema. ¿Qué hacer si pierdo la maleta? 
Es cuestión de estadística: si viajamos mucho, en alguno de nuestros vuelos acabaremos teniendo un problema con nuestra maleta, así que mejor estar preparados para ese momento y tener claro qué debemos hacer.

Para prevenir el problema:

  • No facturar tu equipaje, siempre que sea posible. Si no es muy voluminoso, hay que intentar cargar con nosotros nuestra maleta o bolsa de viaje en la cabina.
  • Facturar solo lo imprescindible. Lo realmente importante lo llevaremos con nosotros en la cabina: objetos valiosos, dinero, el móvil y el cargador, la documentación, medicamentos y artículos de primeras necesidad. Paraa que, en caso de que nuestra maleta desaparezca, el trastorno sea el mínimo.
  • Contratar un seguro para pérdida de equipajes, algunos los ofrecen las mismas compañías o agencias de viaje.

¿Qué hacer si me pierden la maleta?

Llegamos a la cinta de recogida de equipajes y nos llevamos la desagradable sorpresa de que nuestra maleta no está. No es momento de lamentarse, solo hay que ir al mostrador de reclamaciones de la compañía aérea con la que hemos volado. Allí tendremos que presentar el resguardo de nuestro equipaje, la pegatina con un número de referencia que nos suelen adherir a la tarjeta de embarque.
El personal de tierra de la compañía nos ayudará a rellenar un formulario que lleva un número de incidencia. No es buena idea irse a casa o al hotel sin reclamar y dejarlo para el día siguiente, cuanto más tiempo dejemos pasar, más complicado será localizar y recuperar el equipaje perdido. 
En ese formulario hay que identificar la maleta con todo detalle, por eso es muy práctico añadir a la maleta una etiqueta con nuestros datos antes de facturarla, o al menos añadirle alguna marca identificativa.
Cuando la maleta es localizada, la compañía tiene obligación de llevarla en mano a donde el propietario le indique. En caso contrario, las indemnizaciones a las que tenemos derecho nos permitirán cubrir los gastos derivados de la necesidad de comprar ropa y otros objetos, por eso es importante guardar todos los recibos de compra y posteriormente reclamar.