Saltar al contenido

Tres viajes para descubrir el queso de Holanda

Junto a los tulipanes y los molinos, el queso es el gran icono de Holanda, y uno de sus productos más apreciados. Nadie viaja a los Países Bajos sin probar esta delicia y cargar su maleta con algunos quesos tradicionales para degustar tranquilamente en casa.
En realidad, el queso es uno de los grandes protagonistas de un viaje a Holanda en primavera, ya que a partir del mes de abril se da por inaugurada la temporada «quesera» en el país, con la celebración de los tradicionales mercados de Alkmaar, Edam y Gouda, convertidos ya en grandes atracciones turísticas. 

Índice de contenido

Alkmaar  

Probablemente el más conocido de estos mercados. La preciosa ciudad medieval de Alkmaar se sitúa unos 40 kilómetros al norte de Amsterdam y en su plaza central se celebra todos los miércoles desde el año 1622 un pintoresco mercado que cautiva a todos los visitantes.
Más que un mercado, es un espectáculo en el que el que grandes quesos son pesados en viejas balanzas manuales y en el que los maestros queseros, vestidos al estilo tradicional, cierran los tratos con un apretón de manos. 
En Alkmaar se ubica también el Museo del Queso Holandés, una visita ideal para completar la excursión.

Edam y Gouda

A menos distancia de Amsterdam se encuentran las localidades de Edam y Gouda, de larga tradición quesera.
Edam queda a media hora en autobús desde Amsterdam, y supone una visita encantadora: un pequeño pueblo jalonado de puentes y canales donde se esconden coquetas queserías; Gouda se encuentra al norte de Rotterdam. Allí se produce el queso más famoso del país y un interesante mercado que tiene lugar todos los jueves.
Si te gusta el queso no puedes dejar pasar esta ocasión de viajar a Holanda y dar rienda suelta a tu pasión. Recuerda usar la palabra TRAVEL para reservar con nosotros y te llevarás un jugoso descuento.