Saltar al contenido

Vencer el miedo a volar

El miedo a volar, un problema para muchos viajeros
¿Cuántas personas han tenido que reprimir sus deseos de viajar y conocer el mundo por ser incapaces de vencer el miedo a volar? Se trata de la aerofobia, un problema muy serio que afecta a mucha gente en mayor o menor grado.
No creo que haya nadie que no se haya sentido alguna vez incómodo sentado en la butaca del avión. Aunque casi todos los vuelos transcurren sin incidentes de ningún tipo y a pesar de saber que se trata del medio de transporte más seguro que existe, es difícil no sentir cierta inquietud a la hora de emprender un viaje por los aires. Pero… ¿Se puede curar el miedo a volar?

Consejos para vencer el miedo a volar

No se trata de ser valiente o cobarde. La aerofobia es un trastorno que a menudo escapa del control de quien lo padece. Un bloqueo imposible de superar y que debe ser tratado por especialistas o psicólogos. Hay quien recurre incluso a la hipnosis y a otros métodos.
Pero la mayor parte de la gente que sufre aerofobia simplemente son pasajeros que se resignan a subir al avión y pasar un mal rato hasta que el aparato llega a su destino. Son los que recurren a los métodos tradicionales como tomarse una copa o ingerir tranquilizantes, lo cual por cierto desaconsejan los médicos.
Sin duda lo mejor es una buena mentalización antes de tomar el vuelo y, ya en el avión, distraernos con algún tipo de entretenimiento: música, cine, lectura, etc. Para este tipo de viajeros es recomendable también evitar viajar solo. Los que odian volar agradecen la compañía de alguien de confianza que esté ahí para ayudarles a  calmar su ansiedad, darles conversación y tranquilizarles. 
Siempre queda la opción de apuntarse a algún curso para superar su miedo a volar que ofrecen algunas compañías aéreas. 
El miedo a volar puede ser un obstáculo en algunas profesiones que exigen viajar con cierta frecuencia

Superar la aerofobia vale la pena

Hay personas que, a causa de su profesión, se ven obligados a viajar en avión con cierta frecuencia pese a su miedo a volar. Para ellos se trata de un problema que puede afectar a su vida laboral. Hay un caso muy famoso de un futbolista holandés que, incapaz de derrotar a la aerofobia, se desplazaba en coche durante larguísimos trayectos a los partidos que disputaba su equipo a lo largo y ancho de Europa. 
Pero para los que simplemente quieren viajar y descubrir las maravillas de nuestro mundo también vale la pena esforzarse en tratar de vencer en su batalla contra el miedo a volar. La recompensa vale mucho la pena.