Saltar al contenido

Viajes para cuando te toquen los Euromillones

«Si me tocan los EuroMillones me voy a dar la vuelta al mundo»

Poco dinero y muchas ganas de viajar. Una combinación ciertamente difícil. Seguro que muchas veces han pensado «si me tocan los Euromillones me voy a dar la vuelta al mundo«. Todos soñamos con esos cruceros de lujo, hoteles de cinco estrellas, destinos lejanos y restaurantes caros…  

Si alguna vez la suerte te sonríe y te conviertes en millonario (gracias a Euromillones o cualquier otra lotería), que no te pille desprevenido. Lee nuestras ideas y consejos para derrochar tu fortuna en viajes. ¿Acaso hay otra forma mejor de hacerlo?

Un spa hotel en las Maldivas. Un placer solo apto para algunos bolsillos.

Los viajes más caros del mundo

Ahora que, como millonario bendecido por la suerte de la lotería, el dinero no es un problema, la única preocupación que tienes es elegir cuál va a ser tu próximo viaje de ensueño. Tiene que ser deslumbrante y lujoso. Algunas ideas:
  • Un crucero por la Polinesia Francesa, un periplo por islas paradisíacas rodeadas por la inmensidad azul del Océano Pacífico. Un viaje al otro lado del mundo para vivir una experiencia única. 
  • Un safari de lujo en Kenia, alojándote en un lodge con todas las comodidades en el mismísimo corazón de África. Para los que tienen sed de aventuras y una cuenta corriente con muchos ceros.
  • Una noche en la suite del President Wilson de Ginebra, el hotel más caro del mundo. La noche cuesta cerca de 63.000 € ¿Dónde está el problema?
  • Un tour por Estados Unidos de costa a costa. Una experiencia de cine visitando las grande ciudades del país, de Nueva York y Washington hasta Los Ángeles y San Francisco, siempre en hoteles de cinco estrellas, claro.
  • Una semana de tratamiento de salud y belleza en algún spa hotel de las Islas Maldivas, donde los huéspedes soin tratados como verdaderos príncipes y princesas.
  • Un viaje para recorrer Nueva Zelanda, de norte a sur. Uno de los países más fascinantes del mundo situado en nuestras antípodas. Hasta que el turismo en la Luna sea una realidad, imposible llegar más lejos.